Autómatas en Ferroburgo

Y vamos a comenzar por el tejado.

automatas copy

Mientras preparo un artículo con la presentación de Ferroburgo, dejo esta entrada a modo de prueba con las características de estos simpáticos autómatas para FAE.

Estos seres comenzaron a ser fabricados tras el Acta de Supremacía Humana. Tanto exterior como interiormente son muy diferentes a los mecanoides. Mientras el diseño de estos busca emular a los seres humanos, los autómatas son construidos en base a la efectividad. La mayor diferencia, sin embargo, radica en su mente artificial. Al no poseer algoritmos heurísticos, los autómatas jamás llegan a desarrollar consciencia ni una auténtica inteligencia, tan solo un determinado número de directrices que siguen a rajatabla.
Fueron empleados como máquinas de guerra perfectas antes y durante la Gran Guerra: resistentes, pesadamente armados, obedientes y sin remordimientos, eran capaces de superar a cualquier enemigo convencional.
En Ferroburgo, ciertas organizaciones confiaban su defensa a ejércitos de autómatas, entre ellas la Autoridad del Vapor. Una buena cantidad de ellos continúa en funcionamiento. Con sus programaciones deterioradas, para los supervivientes son tan peligrosos como lo fueron hace dos décadas para las fuerzas invasoras.

Estos son los modelos mas comunes, aunque existen decenas de variantes:
– Comerratas: fueron creados para poner fin a la plaga de ratas de 1883. Se construyeron con forma de gusano, empleando materiales flexibles y resistentes. A causa de la falta de mantenimiento sus respuestas autómatas han quedado seriamente deterioradas, de manera que ahora atacan a cualquier ser vivo que penetre en sus dominios.
La mayor parte del tiempo permanecen al acecho, dentro de tuberías y sumideros o colgando del techo. Son perfectamente capaces de acabar con un hombre adulto, constriñéndolo hasta la asfixia o devorándolo con sus mandíbulas de dientes de sierra.

La mayor parte del tiempo permanecen al acecho, dentro de cloacas y sumideros o colgando del techo. Son perfectamente capaces de acabar con un hombre adulto, constriñéndolo hasta la asfixia o devorándolo con sus mandíbulas de afilados dientes de sierra.
Aspectos
Fuera de control; Constricción hidráulica.
Hábil (+2): Emboscar, acechar en silencio, constreñir.
Torpe (-2): Desplazarse en tierra firme.
Estrés: [].

 

 

– Erradicador: autómata bípedo de forma lejanamente humana, equipado con un fusil u otra arma de largo alcance en uno de sus brazos y un puño hidráulico en el otro. Fue diseñado y construido como el soldado raso perfecto de cualquier ejército robótico: bien armado, con un aceptable nivel de blindaje, extremadamente obediente… y rematadamente idiota.
Son notablemente incapaces de ejecutar órdenes complejas sin el apoyo de otros mecanoides o controladores humanos. Sin embargo, dado su poderío físico, sería un grave error subestimarlos.
Es posible darles órdenes sencillas mediante tarjetas perforadas. Los modelos más modernos cuentan con conexión por cable para la introducción de secuencias alfanuméricas a través de un teclado, y hay quien dice que los últimos modelos podían incluso recocer ciertas órdenes verbales como “avanza” o “dispara”.

Aspectos
Ensamblado para la destrucción; Sin iniciativa propia.
Hábil (+2): Resistir daño físico, combate coordinado, táctica básica.
Torpe (-2): Responder a problemas inesperados o complejos.
Estrés: [][]

 

– Directores: son autómatas con forma de orbe metálico, de medio metro de diámetro, que flotan a pocos palmos del suelo. Del ecuador de sus cuerpos surgen media docena de cables con los que puede conectarse a cualquier otro autómata. Eran utilizados para controlar y coordinar a otros autómatas inferiores, tanto militares como civiles.
La complejidad de sus mecanismos cognitivos, que carecen de algoritmos heurísticos como los de los mecanoides, hace que sus programaciones se deterioren rápidamente si carecen del mantenimiento adecuado.
A pesar de su relativa falta de potencia física y armamento, un director es uno de los más peligrosos autómatas existentes. Entran en contacto con cualquier otro autómata de su entorno y, tras acceder a sus directrices básicas, se hacen con el control de todas sus funciones. A partir de entonces puede suceder cualquier cosa, dependiendo del grado de deterioro presente en la programación del director.

Aspectos
Planes dentro de planes; Directrices erroneas.
Hábil (+2): Táctica y estrategia, levitar.
Torpe (-2): Combate físico.
Proezas:
– Control mecánico: Un director recibe +2 a crear una ventaja dirigiendo a los autómatas bajo su control.
– Guardaespaldas: Un director puede traspasar los ataques físicos que sufra a sus subalternos en la misma zona, antes de realizar cualquier tirada de defensa.
Estrés: [1][2]
Consecuencias:
– Leve(-2)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ferroburgo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Autómatas en Ferroburgo

  1. Pingback: Director y Mekzerker, características para Apocalypse World | Carbonoscuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s