Artefactos y equipo especial en Ferroburgo

Esta es la forma en la me gustaría implementar el uso de equipo especial en Ferroburgo, una ambientación para Fate Core.

El equipo normal se encuentra casi siempre disponible para los aventureros. Si tienes los recursos necesarios basta con visitar un mercado y rebuscar entre los tenderetes para hacerte con armas de fuego, munición y algo de ropa protectora.

Por el contrario, los artefactos son piezas de equipo muy especial, objetos de alta tecnología creados antes del Asalto a Ferroburgo. Para entendernos, son algo similar a los objetos mágicos que puedes encontrar en muchos juegos de rol de fantasía, pero con un origen mecánico en lugar de arcano.

Algunos son únicos, prototipos especiales o diseños a medida. Otros fueron en su época bastante comunes, pero el desgaste y la falta de mantenimiento ha provocado que la mayoría hayan quedado inservibles a lo largo de los años.

fuerzas-del-dominio-copy

Las fuerzas del Dominio, armadas hasta los dientes.

Cosas buenas, cosas malas

Un artefacto es capaz de dotar a su poseedor de capacidades superiores, ya sea un arma de gran poder destructivo, una resistente armadura o una pieza de equipo con funciones más allá de la tecnología actual.

Sin embargo no todo es positivo. Cualquier artefacto es un elemento muy codiciado en Ferroburgo. Puedes estar seguro de que, si tienes uno encima, atraerás a todo tipo de maleantes ansiosos por aligerarte la carga. No dudarán en robar, mentir o matar, así que deberás estar preparado para defenderte en todo momento.

 

Uso y abuso de artefactos

No hay que pagar ningún precio por poseer un artefacto, aunque estos den acceso a proezas, aspectos o habilidades. Un artefacto puede hacerte muy poderoso, pero al fin y al cabo es una posesión que acostumbra a irse tan rápido como llegó.

El conjunto de jugadores es quien tiene la última palabra sobre su permanencia en el juego. Siempre hay formas lógicas de hacerlos desaparecer si estropean la diversión, desde el robo hasta averías catastróficas a las que todos son susceptibles, incluso estos eventos pueden constituir la semilla de muchas aventuras.

La tecnología usada en los artefactos no es del todo comprendida por los actuales moradores de Ferroburgo, exceptuando algún que otro maestro ingeniero de la Autoridad del Vapor. Además no abundan los repuestos, ni suelen estar disponibles en el mercado. Hacerse con piezas de recambio puede constituir toda una aventura a la que dedicar algunas sesiones.

También podéis decidir, si todos estáis de acuerdo, que un determinado artefacto tan solo sirva para la aventura actual (o para la próxima). En ese caso se asume que posteriormente es intercambiado por suministros, despiezado para repuestos, o cualquier otra cosa que suene coherente.

 

Algunos ejemplos:

 

Coraza de combate ligera

Proporciona una protección completa para el torso y parte de la cabeza, capaz de resistir golpes y armas de proyectiles de bajo calibre. El modelo original fue muy utilizado por las tropas de choque prusianas encargadas de asaltar posiciones fijas. Esta coraza ha sido modificado para albergar un generador de carbonoscuro en la espalda, lo que hace posible alimentar equipamiento que requiera energía para funcionar.

Pesada y engorrosa; Chapa blindada de primera.

– El daño físico recibido por su portador se considera un nivel inferior. Puede absorber una consecuencia leve, que debe haber sido causada por un ataque físico.
– La Percepción de su portador se considera un nivel inferior a la hora de determinar su iniciativa en un conflicto físico.

coraza de combate copy

Coraza de combate servoasistida

La evolución lógica de la coraza de combate utiliza servomecanismos para aumentar la fuerza de su portador, a costa de un incremento en el consumo de energía y el peso.

Es un modelo militar bien protegido y con anclajes para un gran número de armas y sistemas de apoyo. Su principal desventaja entre las ruinas de la ciudad es su tamaño y peso, que obligan a moverse con extremo cuidado en estructuras frágiles o inestables (el Dj tiene permiso para hacer caer en simas y pozos a cualquier coracero poco atento).

Su funcionamiento es complejo y precisa mucha práctica. Un coracero hábil sería capaz de destrozar a un pelotón de infantería corriente sin siquiera llegar a sudar, mientras que alguien sin formación no conseguiría dar media docena de pasos antes de caer de bruces.
Además, la coraza necesita un estricto programa de mantenimiento profesional para evitar averías y desgaste en las piezas.

Trescientos kilos de metal en movimiento; Recarga y mantenimiento periódicos

– El daño físico recibido por su portador se considera dos niveles inferior. Puede absorber una consecuencia moderada, que debe haber sido causada por un ataque físico.
– El portador recibe +1 a Superar y Crear una ventaja con Físico, cuando usar la fuerza bruta sea de ayuda.
– La Percepción de su portador se considera un nivel inferior a la hora de determinar su iniciativa en un conflicto físico.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ferroburgo, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s