Soldado mecánico para Dungeon World y Labyrinth Lord

Los aventureros suelen encontrar a este tipo de autómatas de combate plegados en forma de baúl metálico, con una serie de lentes y ranuras donde debería estar ubicada la cerradura.

Están formados por una compleja masa de gruesos cables en tensión, cubiertos por placas metálicas reforzadas muy resistentes al daño hasta adquirir forma humanoide. Extraen la energía necesaria para funcionar de un horno de carbonoscuro embutido en el torso, capaz de mantenerlos operativos durante siglos.

Sus movimientos son espasmódicos y desgarbados, pero dotados de la tremenda fuerza de un ogro. A pesar de que tan solo necesitan sus puños para destrozar a cualquier oponente, cuentan con un arma de rayos que disparan a través de la lente principal de su rostro mecánico.

mecanosoldado

Tienen una mente rudimentaria capaz de resolver problemas sencillos, pero carecen de la capacidad de hablar. Pueden entender la mayoría de idiomas y sus sentidos del oído y la vista son muy agudos. Carecen de instintos o voluntad propia, necesitan recibir órdenes de un controlador para ejecutar sus tareas o permanecerán inmóviles, a la espera. Estas instrucciones se comunican a través de un conjunto de placas perforadas que se introducen en una ranura ubicada en el pecho. Una vez recibida una instrucción, cualquier mecanosoldado hará lo posible por llevarla a cabo, incluso si esto representara su destrucción.

Los ejércitos mecánicos del antiguo imperio estaban formados por miles de estas criaturas artificiales. Eran transportados hasta las zonas de guerra en largas filas de carros, a veces incluso en navíos aéreos, plegados en forma de baúl para ahorrar espacio y energía. La mayoría de estos mecanosoldados fueron destruidos hace siglos, en batallas apocalípticas frente a monstruosos enemigos de otros planos. Se sabe que en su época existieron versiones más sofisticadas del mecanosoldado, y por tanto mucho más peligrosas.

 

Reglas para Dungeon World:

Solitario, Constructo.

Puños metálicos 1d10+2 cerca, contundente.
Rayo calorífico 1d10 corto alcance, penetrante 1.

10 PG
Armadura 2

Cualidades especiales: Mecánico, Sin mente.

Impulso: Seguir sus órdenes al pié de la letra.

Movimientos:

– Parecer una pieza de equipaje.
– Prender fuego a cualquier objeto (o persona) inflamable.
– Autodestrucción explosiva (!).

Por contestar:

– ¿Qué órdenes tiene?
– ¿Quién es su constructor?
– ¿Cómo ha llegado a este lugar?

 

Reglas para Labyrinth Lord:

Número que aparece: 1 (1d4)
Alineamiento: Neutral
Movimiento: 24 (8 metros)
Clase de armadura: 3
Dados de golpe: 5
Ataques: 2 (puños metálicos)
Daño: 1d6 /1d6
Salvación: G5
Moral: 12
PX: 500
Tesoro: 1d6 gemas variadas, y piezas internas de aleaciones arcanas y metales nobles por un valor de 5d100 mo.

Capacidades especiales:

Arma de rayos: Además de sus ataques normales, puenden lanzar un rayo de energía calorífica cada 1d4 cuatro asaltos. Se trata de una línea de 12 metros que causa 2d4 de daño en todo lo que atraviese (vivo o inanimado, aliado o enemigo) y puede prender materiales inflamables como paja o aceite (75% de posibilidades). Un tiro de salvación contra arma de aliento reduce el daño a la mitad.

Ingenio mecánico: Al igual que los golems y otras criaturas artificiales, son inmunes a los conjuros de Sueño, Encantamiento y Retención, así como a gases y venenos.

La última orden:

Cuando los aventureros encuentren a un mecanosoldado primus tira 1d6 para saber cuales fueron las últimas instrucciones que recibió, y que probablemente continúe cumpliendo siglos después.

– 1 orden Espera: Permanece plegado en forma de baúl, aguardando instrucciones y ahorrando energía. Ignorará a los aventureros, atacando solo si le atacan primero.

– 2-3 orden Centinela: Si los aventureros se acercan a menos de 3 metros de aquello que se le ordenó guardar emitirá un aullido metálico como advertencia. Si persisten, atacará hasta que se alejen de nuevo.

– 4-5 orden Buscador: El mecanosoldado busca algo, un objeto o incluso una persona. Si los aventureros se acercan emitirá un haz de luz con el que les recorrerá el cuerpo, uno a uno. Si los aventureros no tienen lo que busca se marchará para continuar su misión en otro lugar.

– 6 orden Exterminio: La última orden que recibió fue la destruir de forma indiscriminada. El autómata se moverá de forma aleatoria, atacando a cualquier ser vivo que se cruce en su camino.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s